Noticia

Cuál fue el primer sistema de selección universitario

En 1850 la U. de Chile implementó el primer sistema de selección. Un examen oral, que otorgaba el grado de Bachiller, sólo así se podía ingresar a una carrera.

Comparte
Cuál fue el primer sistema de selección universitario

Cada diciembre, más de 250.000 jóvenes rinden durante tres días la prueba para ingresar a las universidades. El sistema de selección considera un conjunto de test escritos con preguntas de selección múltiple, necesarios para acceder a la universidad. Pero, no siempre fue así.

Este año se rendirá por primera vez la Prueba de Acceso a la Educación Superior (PAES). Descontando la denominada Prueba de Transición Universitaria, se trata del cuarto sistema de selección universitario que existe en el país. El primero data de mediados del siglo XIX.

Si bien la U. de Chile se fundó en 1842, no fue hasta 1850 que se implementó un examen oral. Una vez aprobado otorgaba el grado de Bachiller permitiendo el ingreso a una carrera universitaria.

¿Qué se media en el primer sistema de selección?

Todos los postulantes debían aprobar exámenes escritos de Lenguaje, Idiomas y de Historia y Geografía de Chile, materias a las que se sumaban las pruebas específicas que correspondieran a la mención del Bachillerato: Letras, Matemática o Biología. Además, las universidades consideraban las notas obtenidas durante la secundaria y para ciertas carreras se realizaban pruebas específicas.

Este sistema de selección, que duró hasta 1966, solo fue interrumpido en el primer mandato de Carlos Ibáñez del Campo (1927-1931). Durante su gobierno —en el que la Universidad de Chile, la única estatal que existía, tuvo cuatro rectores— se dictaminó que bastaba con haber egresado de la enseñanza media para ingresar a la educación superior. Una vez que Ibáñez dejó el poder, se repuso el mecanismo de selección.

Cuál fue la primera universidad en Chile
EducaLT te recomienda

Cuál fue la primera universidad en Chile

¿Por qué se dejó de lado este sistema de selección?

En 1900 solo un 4,2 % de los jóvenes entre 15 y 18 años estaba matriculado en la educación secundaria, mientras que para 1960 alcanzaba un 23,7%. Este aumento en la cobertura hizo que la aplicación de este instrumento fuera compleja debido a que se había diseñado para una masa de estudiantes pequeña y con un número reducido de vacantes. Con el crecimiento demográfico de los alumnos de enseñanza media el número de postulantes era mayor, había más universidades y, además, estas contaban con sedes regionales.

En concreto, en 1960 existían ocho universidades y 17 sedes a lo largo del país. Todo ello hizo que el Bachillerato colapsara en su operatividad. Entre 1930 y 1950, la matrícula universitaria se duplicó, de 6.823 estudiantes a 14.917. A estas razones prácticas se sumaban las diversas críticas que recibió el Bachillerato, desde la falta de rigurosidad como sistema de selección de los alumnos hasta su baja capacidad para predecir el futuro desempeño de los estudiantes.

En 1967 se promulgó la Ley N° 16.526 que suprimió el Bachillerato y estableció la Licencia de enseñanza media como uno de los requisitos legales de ingreso a las universidades. Ese mismo año, cerca de 30.000 jóvenes rindieron la Prueba de Aptitud Académica (PAA).

El nuevo test tuvo su origen en un grupo de investigadores de la U. de Chile, quienes, en 1963, sobre la base de estudios desarrollados desde mediados de los cincuenta, aplicaron la prueba a estudiantes de primer año de universidad y a alumnos del último año de enseñanza media. El plantel estatal optó por utilizarla como mecanismo de selección, decisión a la que se sumaron las otras siete casas de estudio, transformándose así en un proceso nacional único de admisión a las universidades.

Documentación: Bernasconi, A., & Rojas, F. (2003). Informe sobre la educación superior en Chile: 1980-2003; Brunner, J. (1986). Informe sobre la educación superior en Chile. Santiago de Chile: FLACSO; Larroulet, C. (2006). La educación chilena en la actual encrucijada. Ideas para una educación de calidad (pp. 163-181). Fundación Libertad y Desarrollo.