Noticia

Universidades regresan al aula manteniendo actividades telemáticas

Planteles aprovechan su experiencia y equipos para impulsar actividades virtuales. Ingresa y conoce más.

Comparte
Universidades regresan al aula manteniendo actividades telemáticas

Luego de prácticamente dos años de clases telemáticas y de retrasos en los contenidos, el mundo universitario se apresta para un 2022 en el que intentará retomar la normalidad, con un protocolo que recomienda la eliminación de aforos en caso de tener cursos con el 80% de alumnos vacunados. Al menos esa es la disposición que muestran los diversos planteles aquí consultados.

Eso sí, tras dos años de virtualidad, aspiran a aprovechar la experiencia adquirida, así como también las inversiones realizadas en tecnología, como las salas híbridas. ¿Sabes cómo? En EducaLT te lo contamos a continuación.

Así se preparan las universidades

Tal es el caso de la U. de Chile, donde si bien Leonor Armanet, directora de pregrado, explica que ya en octubre de 2021 se tomó la decisión de retomar la presencialidad, ese funcionamiento será complementado “con los aprendizajes y ventajas que nos ha entregado el desarrollo de medios tecnológicos y metodologías innovadoras en estos dos últimos años”.

Así, agrega, se complementará la presencialidad con espacios “donde las tecnologías digitales contribuyan a ampliar y enriquecer las oportunidades educativas”. Por ejemplo, la Casa de Bello ha planificado un programa de inducción para su generación 2022 buscando acompañar el periodo de transición a la educación superior y que contempla actividades virtuales sincrónicas para la totalidad del estudiantado, así como actividades de inducción -presenciales y en línea- específicas para estudiantes de cada programa o carrera.

Otro ejemplo son los cursos de formación general, los que mantendrán el formato online o híbrido, tanto por su buena evaluación como por estar participando del Programa de Movilidad Estudiantil Nacional entre las universidades estatales, “permitiendo que estudiantes de dichas instituciones a lo largo del país los cursen”, explica Armanet.

Una situación similar vivirán en la Umce, donde también retomarán las clases presenciales, aunque con algunas excepciones. “Los formadores debemos tomar lo aprendido, el trabajo con las tecnologías y el uso de medios que nos permiten interactuar en tiempo real con otros en cualquier lugar del mundo”, justifica Paola Quintanilla, vicerrectora académica, quien explica que los cursos complementarán su trabajo con el uso de plataformas, cápsulas y relaciones con profesores de otras universidades.

Además, en el caso de los programas de posgrado y de formación continua, trabajarán con modelos b-learning y, al igual que la U. de Chile, sus cursos, que son parte del convenio de movilidad Cuech, se mantendrán en formato remoto.

De igual forma, en la UC de Valparaíso explican que si bien el retorno está planificando 100% presencial, “toda la inversión y avance en tecnologías implementadas durante la pandemia -para lo cual se capacitó a profesores y alumnos en su uso- no surgieron como una respuesta al escenario que ocurrió, sino como un complemento al proceso formativo y dando continuidad a una estrategia que viene desarrollándose desde al menos cinco años”, señala Juan Pablo Herrera, director de Procesos Docentes.

Mientras, desde la U. de Concepción, Carolyn Fernández, directora de docencia, cuenta que en su caso regresan a la presencialidad en la totalidad de las actividades y que esto tiene carácter de obligatorio. Sin embargo, aun cuando todas las carreras retoman, es posible el desarrollo de algunas actividades en formato virtual o híbrido, “aprovechando las potencialidades del aprendizaje obtenido en estos dos últimos años, de manera de fortalecer las estrategias y metodologías adquiridas”, señala.

Lo mismo ocurre con la U. de O’Higgins, donde el retorno presencial implica todas las carreras de los dos campus. Además, explica Marcello Visconti, vicerrector académico, en algunos cursos y actividades virtuales que resultaron tener muy buenos resultados se mantendrán en combinación con las actividades presenciales, “especialmente aquellas que involucran aprendizaje en contextos simulados mediados por tecnologías”.

Hay también otras situaciones que podrían implicar mantener la virtualidad. Tal es el caso de la U. Central. Ahí, su rector Santiago González recalca que vuelven con full presencialidad, pero que tendrán algunas consideraciones. “Hay algunos profesores de mayor edad o que tienen enfermedades de base que están eximidos de asistir. Con ellos vamos a seguir haciendo clases híbridas o a distancia; diría que el 95% va a volver de forma presencial”. Asimismo, detalla que no contarán con restricciones en torno al Pase de Movilidad y que igualmente habrá espacio para la virtualidad para estudiantes que estén en situaciones similares a las de los académicos anteriormente descritos.

En la U. Finis Terrae, en tanto, dicen haber tomado las medidas para un retorno completo a la presencialidad y aseguran estar preparados para revertir esta medida por motivos de la pandemia. Pero, al igual que otras casas de estudio, la virtualidad se mantendrá en algunos casos, como refuerzo más que como norma.

“Durante la pandemia pudimos constatar que hay asignaturas que se pueden realizar de manera virtual con bastante éxito, por lo cual mantendremos algunas clases en ese formato”, expresa Roberto Vega, vicerrector académico, quien ejemplifica con lo positivo del formato “para estudiantes que están haciendo sus internados, ya que así les evitamos extensos desplazamientos”.

Fuente: La Tercera